4. Robots
Las personas con autismo no son robots (metafóricamente hablando), si bien tienen intereses fijos y rutinas que los ayudan a autorregularse del entorno, son humanos con emociones, inquietudes y deseos